Capra pyrenaica ssp hispanica  (Cabra montés)

anterior | siguiente
 
Capra pyrenaica ssp hispanica - Cabra monts
 
FICHA TÉCNICA:  Capra pyrenaica ssp hispanica
Fecha: 20 de Abril de 2008
Autor de la fotografía: Antonio  Velázquez
Philum: CHORDATA
Clase: MAMMALIA
Orden: ARTIODACTYLA
Familia: BOBIDAE
Genero: Capra
Especie: Pyrenaica
Nombre común: Cabra montés
Tipo de animal: Mamíferos
Municipio: Alhama de Granada
Comarca: Alhama - El Temple
Estación: Primavera
Espacio Natural: Parq. Nat. Sierras Alhama, Almijara y Tejeda
Endemismo: Ibéricos
 

Descripción de la Fotografía


  • Ejemplares fotografiados al pie del Pico Lucero (1779 msnm)
  • En la toma pueden verse tres machos de Cabra montés, que formaban parte de un grupo más grande. Es habitual en esta época del año que los machos se reunan en grupos o manadas de hasta 100 individuos.

Descripción de la especie


Esta especie se caracterizada principalmente por la presencia de cuernos permanentes y pezuñas endurecidas y articuladas (Clase Artiodactyla).
La Cabra montés presenta un fuerte dimorfismo sexual (cuando los machos y las hembras de la misma especie poseen rasgos distintivos característicos del sexo). Así, los machos son de mayor tamaño corporal (hasta 110 kg, 77 cm en la cruz, 148 cm de largo, cuernos hasta 135 cm) y sus cuernos presentan mayor desarrollo, de hasta un metro de longitud. Las hembras presentan menor tamaño corporal y de la cornamenta (hasta 45 Kg, 60 cm en la cruz y 120 cm de largo; cuernos hasta 40 cm). Asimismo, en el pelaje de los machos, aparecen manchas negras características de la edad en la cabeza, patas, pecho y zona abdominal que no se muestran en las hembras. Otros rasgos distintivos son la presencia de una almohadilla frontal de pelos arremolinados y barba.
El pelaje presenta diferencias dependiendo de la época estacional. En verano es de color gris-rojizo, con manchas negras visibles sobre todo en las partes anteriores de las cuatro extremidades, el cuello y los flancos. En invierno el pelaje es más apretado y oscuro por lo que las manchas negras no son tan potentes. Quizá la adaptación más impresionante que presenta la cabra montés es el diseño de sus pezuñas, con bordes elásticos y suela áspera, antideslizante. Los bordes exteriores son muy duros, la pezuña es dilatable y la articulación es extremadamente móvil. Todas estas características permiten que la cabra montés pueda desplazarse por lugares inhóspitos y paredes casi verticales con total seguridad. Tiene el olfato, vista y oído muy desarrollado

Distribución general


Se trata de un endemismo que actualmente no se encuentra fuera de las áreas montañosas de España. Se conocen cuatro subespecies de cabras montesas, dos de las cuales se han extinguido en tiempos recientes:
  • Capra pyrenaica pyrenaica, recientemente extinta (2000), que ocupaba el límite norte, en la zona del Pirineo.
  • Capra pyrenaica victoriae, forma presente en la Sierra de Gredos.
  • Capra pyrenaica hispanica, es la más ampliamente distribuida, Sierra Nevada, Tortosa y Beceite, Sierras de Cazorla, Segura y Las Villas, Sierra Mágina,... y Sierras de Málaga Granada.
  • Capra pyrenaica lusitanica, extinta desde 1890, ocupaba la Sierra de Geres en Portugal

Hábitat


Son animales esencialmente rupícolas (que presentan preferencia por los roquedos) que se defienden bien sobretodo en media montaña (1400-1900 m). En nuestra provincia, habitan tanto en bosques como en extensiones herbáceas, en cotas montañosas de entre el nivel del mar y las cimas de Sierra Nevada. Desde los Acantilados de Maro y la Rijana, hasta el Pico Mulhacén, cima de la Península Ibérica.

Comportamiento


Son animales de vida diurna. Es una especie gregaria, si bien el comportamiento en este sentido es distinto según los sexos y época del año. Los rebaños más estables son los formados por una o dos hembras con su descendencia del año en curso y el anterior, chivos de año o año y medio que no se han independizado suelen estar dirigidos por la hembra más vieja que suele premancer vigilante mientras los demás se alimentan. Solo durante la época de celo (octubre - noviembre) se forman rebaños mixtos en los que el macho dominante cubre las hembras, la jerarquía, si es discutida, se resuelve con un combate entre los machos contendientes a base de golpes de testuz, que no son mortales, pero el estruendo de las cornamentas al chocar se suele oír desde mucha distancia, la lucha termina con la retirada de uno de los contendientes. Terminada la época de celo los rebaños vuelven a ser unisexuales.
En la época de celo, los rebaños se disgregan y los machos proceden a la actividad reproductora persiguiendo a las hembras y disputándoselas con otros machos mediante peleas en las que chocan los cuernos contra su rival. De este modo, se establece la selección natural, el éxito es para el pretendiente con mayor desarrollo de los cuernos, generalmente signo de mayor vigor y edad, que son garantía de supervivencia. No se forman grandes harenes de hembras, sino que los machos recorren la sierra , atraídos por el olor de la hembra en celo y va visitando los grupos familiares hasta cubrir a las madres o las primerizas en disposición. La cópula es muy breve y por lo tanto muy difícil de observar.
La gestación dura unos cinco meses, iniciándose los partos a finales de marzo en los años más tempranos y terminando a mediados de junio en los más tardíos. Los cabritillos son destetados entre los 3 y los 6 meses pasando a incorporarse a los grupos de hembras.
La cabra es esencialmente fitofaga, come todo tipo de alimentos vegetales. La alimentación es característica de su régimen herbívoro y rumiante. En función del sexo, edad y época del año consumen hierbas, arbustos y frutos que encuentran a su disposición. Así las hembras suelen ser más selectas, prefiriendo al igual que los individuos jóvenes consumir el pasto y brotes tiernos de los arbustos. Por su parte, los machos son más ramoneadores. En invierno come prácticamente de todo, debido a la escasez de alimentos: líquenes, musgos, hierbas y cortezas, cuando no le queda más remedio desentierra raíces. En primavera suelen elegir tallos tiernos, y todo tipo de brotes, gramíneas y leguminosas, siendo estas dos últimas familias vegetales las de mejor calidad nutritiva. En esta época comen mucho, incorporando también hongos, helechos, flores y frutas, necesitando de sal que puede tomar de diversas formas pero la más normal es lamiendo alguna roca que contenga esta sustancia. La cabra no duda en apoyarse en sus patas posteriores para alcanzar alguna rama apetitosa. Entre sus alimentos preferidos se encuentran las ramas de piorno con sus flores y frutas incluidas. Son capaces de distinguir plantas venenosas, las cuales no ingieren.

Localización en Granada


Es una especie muy bien representada en las sierras de la provincia:
  • Sierra Nevada
  • Sierras Alhama, Almijara, Cázulas, Loja y Tejeda
  • Sierras de Lújar y Contraviesa
  • Sierra de Baza
  • Sierra de Castril y La Sagra

Ayuda
© Naturaleza Nazarí SL 2015. © Todas las imágenes y textos son propiedad de sus autores. Prohibida su reproducción.